miércoles, 29 de septiembre de 2010

El santo de Mi Santo

En casa somos muy de celebrar las onomásticas. Supongo que es porque casi todos tenemos nombres de santos y nos gusta mucho la juerga. Hoy es el santo de Mi Santo.

A poco que se conozca el santoral (yo sólo me sé tres o cuatro) se podrían deducir tres opciones para descubrir el nombre de Mi Santo. Hoy es el día de San Miguel, San Gabriel y San Rafael Arcángeles. Felicidades a todos.

Para no crear una intriga absurda e innecesaria desvelaré yo misma el misterio. Miguel. Mi Santo se llama Miguel. Es el más guay de los tres.

A San Miguel tenemos que agradecerle principalmente la cerveza, los miguelitos de La Roda y que echara a Lucifer del cielo con el juego que eso ha dado y la de canciones que ha inspirado.

Curiosidad sobre San Miguel: es el nombre del sistema antihackers del Vaticano.

Es por todo esto que había que celebrarlo como se merece: poniéndonos gochos.

En esta sociedad nuestra globalizada y azucarada, hace tiempo que llegó a nuestra piel de toro un fenómeno yanki por el que sentía curiosidad: las cupcakes, esas magdalenas pretenciosas. Así que me puse a investigar y finalmente encargué a
DeCaty unas cupcakes personalizadas.

Después de mucho pensar, las pedí con el bollo de vainilla, rellenas de chocolate, con crema de cheesecake por encima y una placa de fondant de chocolate con la decoración.



Eran tan bonitas que daba pena comérselas. Pero también olían tan bien que costaba resistirse. Ya han caído la “L”, la “Z” y Bonzo. Aparte de al nombre del homenajeado, estaban dedicadas a una de las bandas favoritas de Mi Santo: Led Zeppelin. Los simbolitos se corresponden con cada uno de los cuatro componentes del grupo.



Esta tarde habrá que seguir sufriendo para merendar.

Feliz en tu día.

2 comentarios:

Javier dijo...

Mierda, se me olvidó...y eso que lo pensé el Lunes...
Le felicitas de mi parte? tu crees que no me lo tendrá en cuenta?
como mola que le hayas hecho la tarta con Zepelin incluidos...

Inverosímil dijo...

Vaaaale, le felicitaré de tu parte. Algo se me ocurrirá sobre el cambio horario.

Hacer, hacer, no se puede decir que lo haya hecho. Pero lo he subcontratado! Y no veas qué rico!

Cuidate.